Testimonios de los Primeros Votos Sandra Cayetano rscj

Querida Familia del Sagrado Corazón, les compartimos algunos testimonios vividos durante la Celebración de los Primeros Votos de Sandra Cayetano rscj.

 

“María Magdalena se fue a ver a los discípulos

y les anunció: ¡he visto al Señor!

Y les contó lo que Jesús había dicho” 

Juan 20, 18

 

Hoy, miles de años después, ¡hemos visto al Señor!  Como pueblo de Dios y especialmente con mis hermanas rscj, hemos experimentado a Jesús vivo, actuando y llamando en su seguimiento.

En este mundo herido, frágil, en medio de tantas situaciones de dolor hubo y hay lugar para la fiesta.   Jesús nos ha reunido y nos va haciendo familia del Sagrado Corazón. Hoy la familia de Sandy y sus amigas y amigos son parte nuestra y ellos nos han regalado el testimonio de una fe viva. Resuenan en el corazón varios momentos: la participación en la oración que hicimos la víspera agradeciendo y pidiendo por Sandy, la presencia de sus abuelitos, el testimonio de sus papás al final de la Eucaristía, la ofrenda de sus hermanos y cuñados animada con las dos pequeñas sobrinitas …

El gozo ha sido grande. Hace 15 años que en nuestra Provincia de México no teníamos una celebración de primeros votos y la posibilidad de estar reunidas por zoom con nuestras hermanas que prestan servicios en Roma y la participación de rscj y gente de Chile dieron un sabor especial de familia ampliada, de ser un corazón que traspasa fronteras.

Las lecturas de la Misa nos llenaron de esperanza: “Así dice el Señor, el que te ha creado Jacob, el que te ha formado Israel: No temas, que estoy contigo “(Is.43,1), “Nada vale la pena en comparación con el bien supremo, que consiste en conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por cuyo amor he renunciado a todo…con tal de ganar a Cristo…conocer a Cristo, experimentar la fuerza de su resurrección... (Fil 3, 8-14) y escuchar a Jesús llamándonos por nuestro nombre como lo hizo con María Magdalena para enviarla a anunciar que El estaba vivo, que es la Vida y no la muerte la que tiene la última palabra.

Como respuesta a esta Palabra fuimos renovando nuestro compromiso:  las rscj renovamos nuestros votos, los seglares su compromiso bautismal y los sacerdotes el suyo propio.

Volvemos a casa sintiendo el camino de Emaús porque nuestro corazón ardía.

Ma. del Socorro Rubio, rscj

 

 

CELEBRANDO CON SANDRA CAYETANO SUS VOTOS TEMPORALES

La Eucaristía de este día la iniciamos con un canto que me ayudó a sentir lo que cantaba: “Cantemos alabanzas al Señor que da la vida, cantemos alabanzas al Señor de nuestra historia; cantemos al Señor, con todo el corazón, pues El es quien nos convoca alrededor de esta gran Mesa… y así fue mi experiencia: llena de alabanza, alegría y gratitud por esta gran Fiesta alrededor de la Mesa única y plural:

  • La Mesa de la Comunidad de León que desde nuestra llegada estuvo llenita de sencillos alimentos y de plática abundante.
  • La Mesa Eucarística, donde la Palabra, el Pan, Los Votos y Compromisos renovaron nuestra COMUNIÓN.
  •  La Mesa de la familia Cayetano, animada por 4 generaciones, todos espontáneos, alegres, profundos en sus participaciones.
  • La Mesa de rscj mezclada con la Mesa de la familia y del pueblo, que como siempre, la surten de alimentos, agua fresca, pasteles, gran abundancia… hasta recoger las 12 canastas de que habla el Evangelio.

Una vez más escuchamos el texto del Profeta Isaías: “Yo voy a realizar algo nuevo en ustedes, miren que he comenzado, ¿no lo notan?...” Y esto es cierto, en los Votos de Sandy y de la Iglesia, ahí representada, renovamos nuestros Votos  y diversos Compromisos de l@s laic@s, donde todos expresamos el profundo sentido de nuestro Amor, de vivir a la escucha del Espíritu y de solidaridad con los que sufren el dolor: por ser migrantes,  vivir la guerra, la pobreza, la injusticia, el grito alarmante de la casa común.

Ya regresamos a nuestra Comunidad de Jocotepec. Pareciera que el acontecimiento ya terminó, sin embargo en el corazón, en los recuerdos y comentarios, seguimos cantando: MAGNIFICAT.

Comparto con ustedes un poco de mi feliz experiencia.

Cocoyo Guerrero rscj