Buscando la Justicia con el Corazón de un Educador

Sociedad del Sagrado Corazón en la ONU

1-646-275-7727 New York, NY, USA un-ngo@rscj.org

NOTA CONCEPTUAL

Enfoques Holísticos e Inter-Seccionales al Corazón de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para lograr la Paz en una era posterior a COVID-19.

5 de julio de 2021      9-10:30 a.m. EDT       Enlace de inscripción: https://bit.ly/2S7Tr3C

Interpretación en inglés, francés y español

En 2015, las naciones del mundo se unieron y se comprometieron con alcanzar 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para lograr un futuro más equitativo y sostenible para todos y todas. Está ampliamente reconocido que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son indivisibles y que sus objetivos y metas están estrechamente vinculados entre sí.

La crisis global causada por COVID-19 representa una amenaza para lograr el objetivo general de los ODS de "no dejar a nadie atrás". El impacto desproporcionado de la pandemia en las poblaciones pobres que viven en países de ingresos bajos y medios destaca las interdependencias entre los ODS y la necesidad de centrarse en todo el espectro del desarrollo.

 El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo estima que, en 2020,

la pandemia empujó a 95 millones de personas a la pobreza extrema

 COVID-19 ha provocado aumentos graves y generalizados en la

inseguridad alimentaria mundial, que ha afectado a los hogares vulnerables

en casi todos los países. En 2020, otros 80.000 millones experimentaron hambre

 La Cámara de Comercio Internacional estimó que COVID-19 borró el

equivalente a 255 millones de empleos en 2020

 El acceso a las vacunas, fundamental para prevenir la propagación de

la pandemia y la reapertura de las economías, ha provocado que los

países compitan por los suministros. Hasta la fecha, los países de ingresos

altos que representan el 19% de la población adulta mundial han obtenido

el 54% de las dosis de vacunas mundiales.

En este panel se tratará las interconexiones vitales entre los ODS para lograr el ODS 16 (Justicia. paz e instituciones sólidas). Se prestará especial atención al ODS 1 (Fin de la pobreza), ODS 2 (Hambre cero), ODS 3 (Salud y bienestar), ODS 8 (Trabajo decente y crecimiento económico) y ODS 10 (Reducción de las desigualdades) para la realización de la paz en una era posterior al COVID-19.

Este panel interactivo traerá las voces y experiencias del campo para resaltar los desafíos que enfrentan para construir la paz a través de sociedades más equitativas y resilientes en una era post-COVID-19. Escucharemos a personas que trabajan y viven en cuatro de los países presentando el Examen Nacional Voluntario de este año (Colombia, Japón, México y España). Hablarán sobre algunos de los desafíos interrelacionados que ahora enfrentan en estos países para lograr el desarrollo sostenible para todos. Además, los panelistas señalarán las mejores prácticas y esperarán el camino a seguir.

Razón Fundamental

Mas que nunca, la pandemia mundial ha revelado la magnitud de las desigualdades que ya existían en el mundo. Para ser fieles al compromiso global de no dejar a nadie atrás, los ODS deben implementarse utilizando un enfoque basado en los derechos.

La respuesta política a la pandemia mundial es fundamental. En si, no hay nada intrínsecamente que provoque conflictos por la pandemia. Más bien, sus efectos sobre la paz y el conflicto dependen de cómo las diferentes fuerzas políticas estén dispuestas y sean capaces de responder a las oportunidades y desafíos que invoca la gestión de la crisis de salud. (El Observatorio Global, https://theglobalobservatory.org/2020/10/effects-of-covid-19- pandemic-on-peace-conflict /).

La pandemia mundial nos exige que trabajemos juntos en formas innovadoras por la paz. Esto significa que los sistemas políticos deben realinearse con los derechos humanos al corazón de ODS para lograr los objetivos universales basados en la libertad, la justicia y la paz en el mundo". La pandemia de COVID-19 no es solo es una emergencia de salud pública, es mucho más. Es una crisis económica. Una crisis social. Y una crisis humana que se está convirtiendo rápidamente en una crisis de derechos humanos. En febrero, lancé un Llamado a la acción para poner la dignidad humana y la promesa de la Declaración Universal de Derechos Humanos en el centro de nuestro trabajo. (Antonio Guterres, “Todos estamos juntos en esto: Derechos humanos y respuesta y recuperación del COVID-19”, 23 de abril de 2020)

Objetivos / resultados deseados

Priorizar la integración de los ODS en enfoques intersecciones basados en los derechos humanos.

Resaltar las mejores prácticas y los problemas que impiden posibles soluciones.

Proponer modelos integrados basados en enfoques holísticos e intersecciones para Paz

Copatrocinadores

Misión Permanente de Observación de la Soberana Orden de Malta ante las Naciones Unidas, Embajador Paul Beresford-Hill

Mujeres de Países Asociados del Mundo (ACWW)

Coalición por la Justicia de los Religiosos (JCoR)

PANELISTAS

Alexandra Amelang es una ex alumna de la Red de Colegios del Sagrado Corazón de Estados Unidos-Canadá. Acaba de terminar su primer año de carrera en Diplomacia y Relaciones Internacionales. Alexandra es investigadora voluntaria a tiempo parcial en la Sociedad del Sagrado Corazón en la ONU.

Alexandra presentará un informe sobre la realidad y la recuperación del COVID-19 en Colombia, Japón, México y España desde una perspectiva nacional e internacional.

Gloria Díaz Brochet, RSCJ, es de Colombia, donde trabaja con comunidades marginadas. Gloria es abogada especializada en derecho público y ha sido profesora de derecho constitucional, derecho administrativo y contratación estatal en la Universidad Externado de Colombia y la Universidad Antonio Nariño. Ha asesorado o participado en equipos de consultoría de entidades como el Ministerio del Medio Ambiente, Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios - SSPD, Comisión de Agua y Saneamiento Básico - CRA, Contraloría General de la República y el Banco Interamericano de Desarrollo - BID.

Gloria Díaz Brochet, RSCJ, hablará sobre cómo el ODS 16 - Paz, justicia e instituciones sólidas, se ve afectado por los homicidios causados en los siguientes contextos: a) la protesta social; b) la defensa de los derechos humanos, el territorio y la representación de las comunidades, y c) la implementación del Acuerdo de Paz con las FARC. Así mismo, se harán los llamados correspondientes, especialmente al Estado colombiano, para que implemente las medidas necesarias para garantizar el derecho a la vida de toda persona. Para ello, se presentará el video difundido por el Presidente de la Comisión de la Verdad, Padre Francisco de Roux, en el marco de la protesta social iniciada el 28 de abril del presente año. Finalmente, se hará un breve pronunciamiento sobre lo que se espera ver en la RNV, que presentará el Estado colombiano, en relación con el ODS 16 y su implementación en la era post-Covid.

Chiaki Hatanka, RSCJ, es de Japón. Tiene una amplia experiencia como profesora de religión en los colegios del Sagrado Corazón en Japón. Después de su retiro de la educación, sirvió en una zona bastante pobre de Tokio donde muchas personas experimentaron la falta de hogar en la calle. El 11 de marzo de 2011 se produjo el Gran Terremoto del Este de Japón, el tsunami y el accidente de la central nuclear. En respuesta a esta gran tragedia, Chiaki se unió a las actividades de voluntariado para las víctimas. Actualmente, vive en la zona de Minami- soma, que está a 25 km de la central nuclear de Fukushima Dai-ichi. La Sociedad del Sagrado Corazón de Japón se ha comprometido a resolver los problemas relacionados con la central nuclear. Chiaki es voluntaria en Caritas Minami-soma, donde trabaja junto a otros voluntarios de Japón y del extranjero. Covid-19 ha afectado mucho a su labor humanitaria. Sin embargo, siguen ayudando a las familias pobres, a los trabajadores extranjeros y a los ancianos que viven solos en las cercanías.

En su presentación, Chiaki Hatanka, RSCJ, destacará la intersección de los ODS 3, 12 y 16 en relación con los problemas actuales que afectan a las víctimas de la explosión de la central nuclear de Fukushima Dai-ichi. El 11 de marzo de 2011 se produjo el Gran Terremoto, el Tsunami y el accidente de la central nuclear de Japón. Las barras de combustible nuclear usadas contienen radiación y el gobierno no ha decidido el lugar definitivo donde guardarlas. Además de la preocupación global de que la energía nuclear conduzca a la producción de armas, Chiaki destacará cómo el desastre nuclear de 2011 sigue afectando a la salud física y al bienestar de las familias diez años después. Muchas familias fueron evacuadas o separadas para sobrevivir. Los ancianos que han permanecido en los alrededores se han quedado solos y enfermos porque han perdido sus casas, su comunidad, sus medios de vida, su familia, sus tierras de cultivo, su ganado, etc. Por último, Chiaki señaló que abordar los efectos de la catástrofe nuclear de forma holística e integrada incluye la atención al consumo y la producción responsables.